Blog

El «kuestionario», por Ricardo Ortega

ricardo_ortega_lakasa

– Ricardo, ¿cuántos años llevas trabajando en Lakasa?

Entré en esta “kasa” en junio de 2019, por lo tanto, ya he cumplido dos años aquí.

 

– Cuál ha sido tu mejor momento en todos estos años. Y cuál preferirías olvidar.

Mis mejores y peores momentos en este tiempo tienen inevitablemente un denominador común, que es lo que nos ha tocado vivir en esta pandemia. Ha sido muy duro ver como se paraba absolutamente todo, y sentir la incertidumbre de no saber cómo saldríamos de esta. Sin embargo, a la vez, ha molado mucho comprobar cómo vamos resurgiendo y reflotando el barco, el esfuerzo y las ganas que le estamos poniendo.

 

– ¿Qué valores destacarías de Lakasa?

Creo que tanto Lakasa como Fokacha comparten la pasión por lo que hacen y cómo lo hacen. Es indispensable creer y ser persistente en la idea de lo que quieres transmitir y aquí esto se tiene muy claro. Queremos transmitir cariño y cuidado por nuestro trabajo, esa es la única manera de conseguir un resultado excelente. Respetar al máximo al producto y a sus temporadas, cuidar las elaboraciones, ser honesto y transparente, sin trampa ni cartón. En Fokacha vamos creando ese sello personal, con la lógica influencia de Lakasa. Notamos que cada vez todo fluye mejor.

 

– Si no trabajaras aquí, ¿vendrías como cliente?

Tanto Lakasa como Fokacha me parecen de visita obligada. Si pudiera, vendría cada semana… Hay un trabajazo detrás para que el cliente se sienta a gusto. El producto que se maneja es brutal. Me parece una experiencia top.

 

Elije un plato de Lakasa y otro de Fokacha

De Fokacha, me quedo con el ravioli de cap i pota. Conseguir de productos humildes, como el morro y la pata de cerdo, un plato fino, sutil y untoso me parece una pasada. Y de Lakasa, no se me olvida el lomo de corzo con mole. Potencia y sabor. Muy rico.

 

– Qué tanto por ciento crees que le dan los clientes a la cocina y a la sala al evaluar su experiencia en nuestro restaurante.

Creo que se ha conseguido un equilibrio muy chulo entre la sala y la “kocina”. Eso no es fácil. Como dije antes, hay mucho trabajo detrás de todo esto y la gente cada vez lo percibe más. Por eso pienso que la valoración es un 50/50. En ocasiones, desde la cocina veo cómo reacciona el cliente cuando le presenta el plato el compañero de sala, se nota la ilusión en su cara mientras escucha atentamente y su felicidad cuando finalmente lo prueba. “Kocina” y sala van de la mano y son igual de importantes.

 

-¿Que recordarás de este tiempo en Lakasa en unos años?

Recordaré el sentido de “ekipo”. Lo importante que es cada persona y lo que esta hace en su día a día. Aquí hay grandes profesionales pero también grandes personas. Creo que esa es la clave. Aparte me llevaré un aprendizaje a todos los niveles que dudo que pudiera conseguir en ningún otro sitio.

 

– ¿Piensas que Lakasa y Fokacha marcará tu camino profesional?

Sin duda que marcará mi camino, porque todo esto ya es parte de mí.

Categorías