Blog

Fokacha, en la Guía Repsol

fokacha_restaurante_madrid

La Guía Repsol ha realizado un reportaje a Fokacha en donde disecciona nuestra particular re-interpretación del recetario popular italiano. Aquí, lo traemos en su integridad:

La ‘trattoria’ con reglas propias de César Martín

Un horno Pavesi de piedra alimentado con encina y la mítica cortadora de embutido Berkel saltan a la vista nada más entrar en el restaurante ‘Fokacha’ (Madrid). Esponjosas pizzas de masa madre, suculentos platos de recetas con el sello personal de César Martín y libertad para convertir esta casa en un paraíso italo-español en el que la atención, el producto auténtico y la buena cocina atrapan.
«Mola», diría el propio César Martín de ‘Fokacha’ sino le diera vergüenza y no hubiera optado por la modestia dentro de una profesión con tantos egos. ‘Mola’ es su muletilla más recurrente. Le aporta un toque informal a sus propios platos, porque aquí huyen de ‘creérselo’ y tienen la sana costumbre de ironizar y restar importancia al proceso que culmina en una receta redonda. No engañan a nadie, claro.

 

Cualquiera que se sienta a su mesa, capta enseguida que está ante un cocinero que dirige un equipo afinado –como los quesos de Luigi Guffanti que utiliza– con la sabiduría de años en los fogones. Y que trabaja con la precisión de la cortadora Berkel para provocar esas sonrisas involuntariamente expresivas que el aroma, el aspecto y la temperatura de un plato originan al tenerlo delante.

 

fokacha_guia repsol 1
La bellísima y precisa cortadora Berkel, de la que Marco Masoli puede hablarte horas.

 

«No es un restaurante italiano. Parte de la cocina de ‘Lakasa’ (2 Soles Guía Repsol 2020), y siempre tendrá un punto de vista italiano pero con la libertad que nos hemos ganado. Si se me ocurre hacer una ciambotta escabechada, pues la hago porque para mí tiene un sentido, aunque alguien se lleve las manos a la cabeza. Nos inspiramos en recetas italianas menos conocidas y las hacemos a nuestra bola», explica César.

 

Fokacha_terraza
La terraza exterior, con calefactores bajo la mesa, está muy demandada.

 

Un resumen perfecto de lo que es ya es marca de la casa, es lo que hizo nada más arrancar en agosto con el tonnelo vitato. Invirtió el orden de los factores para alterar el producto, transformando el vitello tonnato en un carpaccio de atún de almadraba con una crema de morcillo de ternera de pasto por encima. Que todos los que lo hemos probado le reclamamos, a pesar de que sabemos que no habrá hasta que en mayo vuelva la pesca de almadraba.

 

Fokacha_pasta
«Tagliatelle’ con conejo de monte guisado y ‘nduja’, una especie de sobrasada picante italiana.

 

En la cocina no paran, los clientes llenan el restaurante desde que Marina Launay y César Martín, socios y pareja, se arriesgaron a abrir en tiempos de pandemia. El éxito se debe a lo que a ellos les cuesta reconocer, sus proyectos tienen alma. El regreso al equipo de Marco Masoli, en sala, y la incorporación de Angelo Mazzete, el jefe de cocina sardo, ha sido clave.

 

porchetta_fokacha
Así comienza el proceso para lograr una ‘porchetta’ de cochinillo segoviano ultra crujiente.

 

El producto de temporada, como ya sucede en ‘Lakasa’ es primordial. Los pescados de Artesans da Pesca o las aves de Higinio Gómez conviven con su particular versión de la porchetta, la pasta fresca recién hecha y las esponjosas masas de pizza y focaccia.

 

focaccia en fokacha
Esta ‘focaccia’ es de otro planeta.

La masa de pizza espera su turno para entrar al horno traído de Italia. «Es un Pavesi para el que solo usamos leña de encina porque tiene buena combustión y no es invasiva con el producto. Lo ponemos a 330 ºC, no más caliente, porque la masa al no llevar levadura, solo masa madre, conviene que se haga más despacio. Busco que quede esponjosa y que siente muy bien, que te las puedas comer sin reventar», explica César mientras el jefe de cocina, Angelo Mazzete, saca una del horno. Que se termina con transparentes láminas de guanciale o careta.

 

Las otras cuatro de la carta se culminan con mojo, o solomillo de cerdo ibérico ahumado en homenaje al restaurante ‘Arce’ (1 Sol Guía Repsol), con laminado de boletus y con quesos afinados artesanos.

 

fokacha restaurante italiano madrid
Desde la sala se puede seguir la acción en la cocina, aunque los platos en la mesa tienen un poder hipnótico.

Para dar con la masa ideal han estado trabajando con Antonio Ramos del ‘Obrador San Francisco’, que ya horneaba los adictivos panes de ‘Lakasa’. Se hace con masa madre de centeno y harina de trigo molida a la piedra de Moulin de colagne, aceite, agua y sal. Los tomates para la salsa se los lleva Ismael Martín de ‘Hevia’ de cultivo propio y la mozzarella de Bufala es de Luigi Guffanti.

 

Fokacha, restaurante italiano madrid
El horno Pavesi, un clásico italiano perfecto para controlar el calor que recibe la masa.

Observar el proceso de la porchetta anticipa el resultado. Se deshuesan los cochinillos que les proporcionan del ‘Asador Maribel’ de Segovia, se separa con cuidado la carne de la piel para que guarde todos los jugos y se unta con sal, pimienta, ajo, romero, tomillo, salvia y se deja toda la noche en el horno Rational. Se pone de pie para que seque y finalmente se fríe entero. Queda de pecado capital.

 

caponata en fokacha restaurante madrid
‘Caponata’ con anchoa Xaia de Hondarribia.

«La primera vez que probé la porchetta en Roma, me sorprendió el crujiente, y pensé que aquí tenemos cochinillo de Segovia. Así que ahora en lugar de usar cerdos crecidos, optamos por el cochinillo. Dudábamos cómo se comportaría esa piel tan de leche. Nos costó, pero ya tenemos el proceso cogido», apunta César.

 

panna cotta en fokacha
Panna cotta con Aceto Balsamico di Modena IGP de 100 años

Llega la hora de la pasta. Tagliatelle fresco hecho en casa con conejo de monte guisado con ajo y vino blanco, y nduja –especie de sobrasada con un punto picante–. El ravioli de cap i pota con ricota de leche de oveja y menta, los spaghetti cacio e pepe con codorniz engrasada, o el penne rigati con mollejas de ternera y crema de ortiguillas, evidencian que aquí no hay reglas que valgan, el único dogma que se sigue es el de que el comensal salga pensando en la próxima. «Para nosotros, cuidar al cliente incluye buscar muy buenos productos y tratarlos sin noñeces, a la vez que se crea ese momento de disfrute para que quiera volver», explica Martín.

 

tiramisu en fokacha
«Tiramiblu» de queso azul

A la hora de los postres, se juega con clásicos en apariencia que cobran otra vida variando algún ingrediente, como el tiramiblu que esconde queso azul. Ejemplo de la libertad y ausencia de prejuicios con que César y su equipo se plantean la cocina.

‘FOKACHA’ – Plaza del Descubridor Diego de Ordás, 3. Madrid. Tel. 618 06 26 00.

Categorías