Blog

Metodiyka, como remedio a la incertidumbre

fokacha vinos
En la incertidumbre, la tendencia de la sabiduría es agarrarse a las certezas. En Fokacha, Metodiyka es uno de esos baluartes evidentes. Los halagos, por lo general, no caen regalados del cielo. “La mejor sumiller del reino”, aseguró un día una persona de referencia en el mundo del vino. Qué bonita exageración.
 
Absolutamente verdadera es la vocación, el cariño y la pasión que Meto vuelca en el ejercicio de su oficio. En este tiempo en Fokacha, el camino ahondado en el conocimiento de los vinos de Italia resulta asombroso. Uno cae embelesado en las historias que narra acerca de los Tignanello de Toscana o los Barbaresco de la uva Nebbiolo, mientras acaricia, en ese gesto tan suyo, la botella en cuestión.
 
Hay ocasiones, antes del comienzo del servicio, que Meto se encierra en sus pensamientos. Cuando te acercas con cuidado a interrumpir ese momento, casi de meditación, descubres que en su cabeza ya ha comenzado a preparar el maridaje con que obsequiará a aquel comensal, astuto, que deposita en sus manos la voluntad del vino.
 
Para Metodiyka hay huellas que se hacen imborrables. Lo dice su ciencia particular, forjada en cientos de servicios, y que evidencia como única moral válida para rentabilizar un negocio, como es un restaurante, atender y cuidar de la felicidad del cliente.
 
Sería delito no dejarse guiar por este torrente de luz …y de bondad.
 
Mañana, por fin, volvemos todos, junto a Metodiyka… Nos vemos en Fokacha.
Categorías